Montar mi huerto urbano

comienzo_cajas

Lo primero que hice al comenzar el huerto es planear qué pondría donde, en función de la luz, las corrientes de aire y el abrigo de las paredes de la casa.

En invierno y verano la luz incide de manera totalmente distinta, con lo cual acabé repartiendo mi huerto todo alrededor de la casa (excepto la parte norte).

No quería comenzar con demasiado espacio para plantar, pero aún así no quería tener sólo un par de lechugas y una tomatera. Quería poder probar los diferentes espacios, y muchos diferentes vegetales – poca cantidad de cada.

Tampoco quería gastar demasiado dinero, pero el aspecto visual es algo muy importante en casa – queríamos que fuese agradable a la vista, así que hicimos un esfuerzo con los contenedores más grandes.

Encontramos en rebajas en Leroy Merlín dos cajas de madera de pino tratadas de 1,2 Mts²  (era mitad del invierno, época ideal para comprar cosas de jardinería).

Foto

Dos cajas de madera de 1,2 mts2

Las pusimos en la zona donde acababan de quitar un enorme pino, y si bien no había más que tierra desnuda no corrimos riesgos y cubrimos el fondo con cartón para evitar que crecieran malezas dentro de la caja (sin nada impreso). Lo mantuvimos mojado un par de semanas mientras preparábamos todo lo demás.

Las cajas ya vienen con un forro anti-malezas, que además van bien para que el sustrato no toque el tratamiento de cobre que tiene la madera.

También había otra mesa tan rebajada que ni la madera se compraba con eso.

foto

Caja de 1,2 x 0,7 mts orientada al suroeste, en la entrada de la casa.

Esta caja con escalones vendría perfecta para flores mezcladas con las hortalizas. Además, está protegida por una saliente del techo lo cual hace que las heladas la afecten menos, y sigue con el ritmo de los escalones de la entrada.

Por otro lado, también tenían en rebajas un par mesas de altas de 1,2 x 0,6 metros. Compramos las dos, porque llevábamos meses mirando y las mesas de este tamaño en general salen por encima de los 100€. Estas costaron poco más de 70€ cada una.

Mesas de 1,2 x 0,6 mts

Mesas de 1,2 x 0,6 mts

Las colocamos al abrigo de la pared orientada al sur-sureste, que tiene sol todo el invierno y del amanecer hasta las 5pm durante el verano.

Estas mesas son de plástico hueco, que en teoría ayudan a aislar tanto el frío como el calor.

Vienen con 3 subdivisiones que las dejé porque me ayudan con el sistema de metro cuadrado, pero creo que la temporada que viene las voy a quitar, y hacer las divisiones de otra manera.

Tienen 40 cm. de profundidad y están a 70 cm. de altura, lo cual las hace ideales para cultivo de zanahorias (las moscas blancas no vuelan por encima de los 60 cm., dicen)

Sin tener claro del todo que iba a plantar, por las dudas me traje también un tripode de plástico de 1,5 mt. de altura.  (última vez que compro palos de plástico!!)

A llenar las cajas de sustrato!

La tarea más pesada fue llenar las cajas de sustrato – tanto a nivel físico como económico.

Comencé la primera caja con la mezcla que se indica en el libro del Huerto de Metro Cuadrado: 1/3 fibra de coco (en vez de de la turba), 1/3 de humus y 1/3 de vermiculita de grado grueso (Nº 3).

Como recién acabábamos de comenzar la compostadora, tuve que comprar todo el sustrato. Lo hice online y me salió muy bien de precio (o,17€ el litro de la mezcla)

(Si no te aclaras con el tema del volumen, como me pasó a mí, he preparado una mini-guía para calcular el volumen necesario de sustrato para una mesa o caja)

Lo más trabajoso es hidratar la fibra de coco. Empecé varios días antes – cada ladrillo de 10 lt. me llevó muchos litros de agua y varias horas…

Para la mezcla de humus usé a partes iguales humus (estiércol) de oveja, caballo y toxo (una planta típica de Galicia para darle todos los nutrientes que podía a la mezcla.

foto

Mezclar los sustratos usando un plástico grueso.

La verdad es que hacerlo en dos pasos es laborioso pero más preciso. Se requieren dos personas para hacerlo.

Las otras cajas las hice sola, tirando el sustrato y el humus en la caja y mezclando todo con una pala y luego las manos. Este método no es más rápido ni más lento pero permite deshacer bien el sustrato con las manos (que a veces se hace una pelota dura, o porciones de la fibra de coco que no se han desecho del todo).

Eso sí, antes de rellenar la caja, debes cubrirla con malla anti-hierbas si la madera ha sido tratada.

En la foto de abajo veréis que la caja ha sido pintada para cubrir las manchas verdes del cobre que usan para tratar la madera y ya tiene ya puesto el forro anti-hierbas que sujetamos con una grapadora industrial.

foto

Llenando la caja con la mezcla de sustratos

Ahora sólo quedar plantar!

 

Anuncios

Un comentario en “Montar mi huerto urbano

  1. Pingback: Experimento de compost de superficie en cajas elevadas (lasagna gardening) | El Huerto del Metro Cuadrado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s